matanza
La Fiesta dela Matanza cambia de ubicación con el fin de conseguir una mayor asistencia de público
1 de febrero de 2024
luna
La romería de la Virgen de Luna reúne a más de 35.000 personas en una jornada para la historia
5 de febrero de 2024

La Comisión de Patrimonio aprueba el expediente para declarar BIC las romerías de la Virgen de Luna

ROMERIA
La incoación de este documento supondrá el reconocimiento de la particularidad de estas fiestas populares, celebradas en los municipios de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba, y su protección para que se mantengan en el futuro

La Comisión Provincial de Patrimonio de la Delegación de Turismo, Cultura y Deporte, que preside el delegado territorial, Eduardo Lucena, ha aprobado el expediente de inscripción de las romerías de la Virgen de Luna, de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba, en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) como Bien de Interés Cultural (BIC). Como ha informado el delegado, con la aprobación de dicho expediente, el proyecto que arrancó a comienzos de 2023 “da un paso decisivo para su incoación definitiva, que supondrá el reconocimiento de la particularidad de estas fiestas populares y su protección para que se mantengan en el futuro”. 
La documentación aportada a la Comisión Provincial por el equipo encargado del expediente afirma que “las romerías en honor a la Virgen de Luna constituyen una expresión de las devociones supracomunales en la Comarca de Los Pedroches, organizadas sobre un modelo de ritual festivo basado en el patronazgo compartido de la imagen sagrada y la movilidad del símbolo de su santuario a las localidades que le tienen devoción, Pozoblanco y Villanueva de Córdoba”. El expediente reconoce “el valor territorial que tienen las romerías de la Virgen de Luna como elemento marcador de toda una comarca o subcomarca”, refiriéndose a Las Siete Villas de Los Pedroches, a lo que añade “el valor simbólico como signo de identificación colectiva en las localidades donde se venera, articulando todo un conjunto de rituales y de fiestas organizadas en su honor, al margen de las romerías”. 
Una de las particularidades que se señala de este modelo de ritual es la “pervivencia, relevancia y significación social de las cofradías militares como colectivos articuladores de estos rituales, con diferencias importantes entre las dos localidades”. Así, se explica, entre otras muchas singularidades de cada una de las romerías, que la Cofradía de Pozoblanco mantiene organizativamente una estructura social cerrada con mandos tradicionales del ejército (capitán, alférez-abanderado, sargento, cabo de filas y cabo de retaguardia) y van uniformados con una indumentaria ritual específica. Por su parte, la de Villanueva de Córdoba se organiza, como todo colectivo eclesial, con una junta de gobierno compuesta por una presidencia, vicepresidencia, secretaría otesorería, sustituyendo las figuras de los mandos militares por la de los hermanos mayores, que portan los símbolos de la cofradía-hermandad (bastón, bandera, alabarda laureada y alabardas), sin indumentaria ritual particular. 
Pese a estas diferencias, el informe destaca que Pozoblanco y Villanueva de Córdoba comparten la dinámica general del ritual que les une al símbolo y al santuario, incluso en aspectos que conforman las propias romerías, como la denominación del descansadero de la Virgen en ambos desplazamientos hasta las localidades (Pozo de la Legua), los actos litúrgicos que se realizan en su honor (misas y procesiones alrededor de la ermita, novenas y traslados de la sagrada imagen a las parroquias), elementos comunes (carro de la comida, alabarda, bastón, bandera, y tambor), así como actos simbólicos de expresión popular, como tocar la campana de la ermita cuando se llega al santuario, o salir a recibir a la Virgen en la entrada de los municipios.
Al mismo tiempo, la documentación aportada explica que las romerías en honor a la Virgen de Luna son marcos rituales “en los que se producen expresiones de folclore musical y oral, de significativo interés patrimonial al poner de relieve el carácter de frontera cultural del Valle de Los Pedroches, como son las jotillas de la romería y las sevillanas serranas, testimonio de los rasgos extremeños y manchegos en esta comarca. Además de las jotillas y las sevillanas serranas o romeras, de expresión popular, destacan los himnos, salves, coplas y cancioneros de la Virgen”. El informe también destaca el “conjunto de bienes muebles de valores histórico-artísticos que atesoran ambas cofradías y que sirven para el desarrollo de las romerías, custodiados en sus casas de hermandad y en el santuario”.
La Comisión Provincial de Patrimonio respalda con su aprobación que las romerías en honor a la Virgen de Luna “constituyen un patrimonio cultural representativo de la comarca de Los Pedroches, al destacarse como uno de los mejores ejemplos para ilustrar la particularidad cultural histórica, característica en esta zona, de patronazgos compartidos con rituales de recogida y devolución del símbolo sagrado, representando una enorme aportación a la diversidad de modos celebratorios en la comunidad de Andalucía”.